Seguidores

lunes, 23 de enero de 2012

¿Enamorarte? Pégate un tiro, duele menos.


Para ti ya no existo. Borrame de cualquier clase de recuerdo que tengas sobre mí, tanto bueno como malo. Sigue con tu puta vida, como si no existiera. Tampoco hay mucha diferencia a como lo hacías hasta ahora. Olvídame por completo. Como si nunca hubieras sabido que coño eran mis labios. Te odio. Cada parte de mi cuerpo te odia. A ti y a todo lo que alguna vez tubo algo que ver contigo. Porque ya no eres nadie Manu, nadie. Eres solo tu. Y eso es lo que me jode. Que alguien como tu no quiera ser nadie. En algún momento lo fuiste. Pero eso se acabó. Porque ya no tengo corazón. Por eso es imposible que nadie después de ti lo rompa. Porque lo tuve hace tiempo, y llegaste tu y decidiste destruirlo. Y lo has conseguido. Lo has dejado lleno de pisadas, golpes, brechas que no lograran cerrarse nunca del todo. Pero sabes, te lo agradezco. Porque gracias a ti ya nadie va a hacerlo más. Porque lo bueno de tener un corazón roto es que ya está roto, no pueden volver a rompértelo. Estoy muy jodida. Lo sé. Así que si algún día me ves y sientes la necesidad de acercarte, por favor no lo hagas. Vete de ahí rápido. Tanto como puedas. Adiós Manu. Espero no tener noticias tuyas pronto. Ni tarde. Espero no tenerlas. 

Cerebro, tenías razón. Hoy se ha acabado. No ha acabado con lo nuestro. Ha acabado conmigo. Totalmente.

2 comentarios: